lunes, 31 de octubre de 2011

VETE VIENTO VUELA






Este viento es el paso de los años que, a los recuerdos los va nublando y lo doloroso se vuelve
llevadero al acostumbrarnos a vivir con ellos. Inspirado en mi esposo.



El silencio me sublima, me enternece, me adentra en un mundo mágico donde en mis ensueños veo todo lo que me apetece: A ti, atisbando tras los cristales de mi ventana en noche clara, subyugante,de estrellas rutilantes donde la Luna coquetea con cada lucero que pasa a su vera y tu, sigues atisbando, viento lujurioso, te seducen mis palabras porque en alto sueño; son para él mis profundos sentimientos, para el que navega a través del tiempo y llega a mi alcoba con luz que ilumina la estancia y platicamos muy quedo; no murmures incoherencias viejo loco,¿ no te llegan nuestros ecos? ¿ no ves nuestros lechos? no limpies los cristales de los velos de nuestro aliento,déjalos estar, es la intimidad la que alimenta nuestro pensamiento y se desboca en la piel de nuestros cuerpos que se presentan sinuosos hacia el toque que, enloquece pasiones, cuando vuelan mariposas en intercambios caprichosas; vete viento que el alba llega, quiero, aún de día, seguir soñando mi quimera porque la luz de él ya no me llega. Vete viento, vuela.

Leonor Rodríguez Rguez.

2 comentarios:

Pluma Roja dijo...

Me dejó un sabor especial este poema, de profunda tristeza. Contagia la imagen de ese viento que todo se lo lleva.

Bello poema.

Saludos cordiales.

Leo dijo...

Si, Pluma Roja, ese viento quiere quitarme la sombra del que llevo muy dentro del alma.
Gracias por tu comentario.
Saludos afectuosos.